De las multinacionales y los Servicios Públicos

Los sanidad pública catalana es cada día menos pública, al menos desde la perspectiva del empleado, y a menudo también del empleador.

Cuando un ciudadano llama al 061 espera que le atienda un profesional con un salario digno y un contrato de trabajo estable, porque al final, es un profesional al servicio (valga la redundancia) de un servicio público. Lamentablemente no es así.

Si políticos preocupados  hablaran con teleoperadores y técnicos, sabrían que muchos llevan años a contrato mensual, temerosos siempre de no ser renovados el mes siguiente. Sabrían que trabajan 365 días al año, las 24 horas del día, sujetos al convenio de telemarketing. Para nuestros estimados políticos que multinacionales ganen dinero a costa de servicios públicos costeados con los impuestos de todos no les parece un tema relevante.

Las multinacionales  ganadoras de los concursos públicos no están motivadas por dar un buen servicio, quieren ganar dinero. Ganar dinero mediante las solicitudes de ayuda de los enfermos o accidentados; ganar dinero mientras otros se juegan la vida pasándose los semáforos en rojo para llegar a atender al enfermo a tiempo. Ganar dinero de un servicio como la sanidad que jamás debería ser gestionado como un negocio.

Estas poderosas multinacionales que ingresan dinero de la Administración Pública sólo pueden ganar dinero a través de la precariedad laboral, porque es la única herramienta de la que disponen para mejorar sus beneficios; que el trabajador trabaje más, que el trabajador descanse menos, que el trabajador cobre lo menos posible, y en resumen, trabaje lo más barato posible.

Las multinacionales convierten los servicios públicos en su propio negocio y a la Administración Pública no es sólo que no le importe, en que pone en sus manos todas las herramientas para que lo consigan, porque a nadie le importan los “currantes”. En un mundo globalizado los acomodados representantes de la Administración Pública miran hacia otro lado mientran venden a sus ciudadanos como mano de obra barata.

Anuncios